Crónica: Sant Jordi 2017

1.5.17

¡Hola, pequeños pingüinos!

Han pasado ya ocho días desde Sant Jordi, mi día favorito del año sin duda. Hoy os vengo a explicar no solo cómo lo pasé ese día, sino también los días anteriores, pues había bastante ambiente en Barcelona y en la pequeña ciudad donde vivo... Así que sin más dilaciones, este fue mi Sant Jordi.

Empecé Sant Jordi en Granollers, mi ciudad, donde iban a firmar algunos autores. Había algunos interesantes, como Gemma Ruiz o Carla Zaplana, pero yo fui a ver a David Cirici, el único de los autores que había leído, concretamente su libro Zona Prohibida, que leí en septiembre del año pasado y me gustó mucho.


Continué el sábado por la mañana en Barcelona para ver a la maravillosa R.J. Palacio. No habían hecho mucho bombo de este evento así que no había mucha gente (y la mayoría eran de prensa), así que me enteré la noche de antes. Pero estuve allí, en Casa del Libro, hora antes de que abriesen, hora y media antes del evento. Fue muy ameno y entretenido, pues la locutora de RAC1 Marta Cailá hizo una gran entrevista, donde descubrí que la autora se llama nada más ni nada menos que Raquel, es de padres colombianos y habla con bastante fluidez el español. Fue muy simpática conmigo, aunque yo no podia ni articular palabra de lo nerviosa que estaba.


Ahora sí: el domingo ya empezó Sant Jordi y salí temprano de casa para dirigirme a la ciudad condal. Llegué sobre las nueve y media, horas antes que empezaran las firmas, para poder comprar un par de libros que quería comprar (Instrumental y Desayuno en Júpiter, para ser más concretos) y que no hubiera demasiada gente. Después, me dirigí a la librería LAIE, con la que ya colaboré por Sant Jordi el año pasado, para volver a repetir la experiencia. Allí me dieron un par de instrucciones (además de una bolsa, una funda y y rápidamente me dirigí al Corte Inglés de Plaza Cataluña, donde firmaba Clara Moraleda, más conocida bajo el pseudónimo de su canal de youtube, Leopolda Olda, que me dedicó su libro Excuses Barates.


A continuación, me desplacé un poco en la misma plaza para encontrarme con unas amigas con las que iba a pasar el resto del día. Entonces, aprovechamos para ir a ver a Gemma Pasqual, que estaba allí mismo, para que nos dedicara Xènia, tens un whatsapp.


Después, nos dirigimos Rambla Catalunya arriba y con todo el gentío que había, y encima llevando una maleta llena de libros a cuestas nos costó llegar un poco a nuestro destino: mientras mis amigas iban a visitar a Alba Quintas en la parada de Nocturna, yo fui una calle más arriba, en la parada de la librería La Central, para que James Rhodes me firmara Instrumental, el libro que me acababa de comprar (que por cierto, me estoy leyendo ahora y es una pasada).


A continuación, ya llegó la hora de comer y nos dirigimos a un puesto de comida rápida de las Ramblas, pues después íbamos a ir la firma de Javier Ruescas y queríamos estar lo más cerca posible. Después de acabarnos los bocadillos de pollo, llegamos a la parada donde se iba a hacer la firma hora y media antes, ¡fuimos las primeras! Por suerte, había un par de sillas junto a la mesa, por lo que nos pudimos sentar todas (yo encima de la maleta, no podía ser de otra manera 😂). Fue llegando la gente y Javier, muy puntual, llegó incluso cinco minutos antes de las cinco. Nos firmó (en mi caso, Batecs, la segunda parte en catalán de Pulsaciones, y La decisión de la bailarina, la tercera parte de Crónicas de Fortuna) y nos fuimos corriendo otra vez hacia la parada de Nocturna.


Mientras mis amigas hacían cola para Iria G Parente y Selene M Pascual, les pedí que me guardaran sitio y me fui corriendo hasta la Diagonal para saludar a Gemma Lienas. Solo pude hablar un minutejo con ella, porque tenía que volver volando hasta la otra firma, pero aún así fue tan simpática como siempre es ella conmigo. Así pues, volví a la firma de Iria G Parente y Selene M Pascual y me dedicaron Sueños de piedra, el único libro suyo que aún no tenía firmado.


Poco después me despedí de mis amigas, que ya volvían a casa, pero yo me dirigí a mi última firma del día y la que más ganas tenía: la de Ben Brooks. Antes, fui otra vez hasta Plaza Cataluña, donde me encontré con una compañera de clase y una de mis mejores amigas (que, además, es tan fan como yo del autor). Así pues, fuimos hasta la LAIE del CCCB, pero Ben aún no estaba. De hecho, llegó media hora tarde o así (como el año passado, que lo tuve que esperar casi cincuenta minutos). Me firmó el único libro suyo que no tenía firmado, Crezco, pero también le pregunté por qué me había puesto en los otros libros que me había dedicado (llevaba un año intentándolo descifrar y no lo había conseguido) y me dio tiempo incluso de hacerle una pequeña entrevista.

Un aplauso para la mujer de detrás.
Después de eso, mi amiga y yo nos fuimos a tomar algo y poco después, ya cogimos el tren para volver a casa. Había sido un día duro y largo, pero también increíble y divertido, y estaba (estoy) segura que me va a costar olvidarlo.


Un día como hoy nació Joseph Heller...


2 comentarios:

  1. Hola, Penguin:

    Vaya... ¡pues sí que te cundió el día! Desde luego conseguiste unas cuantas firmas. Tengo muchísima curiosidad por el libro de James Rhodes. Esperaré impaciente a tu reseña porque tiene muy, muy buena pinta. Me alegro de que te lo pasaras tan bien y disfrutaras tantísimo del Día del Libro. Gracias por la crónica ;)

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Instrumental es genial, debes leerlo! Muchas gracias por comentar :)

      Eliminar

Santa Template by Mery's Notebook © 2014
Adventure Time - Penguin