CRÓNICA: SANT JORDI EN BARCELONA, 2015

24.4.15

Ay. Esto de escribir crónicas el día siguiente de que pasen las cosas no es bueno. Aún estoy de resaca literaria. Esto no puede ser.


¡Hola, pequeños pingüinos!


A ver, esto de que Sant Jordi caiga en jueves es bueno y a la vez malo. A ver, me explico. Bueno porque así hay menos gente, y malo porque si es un fin de semana hay más autores estrangeros (Mathias Malzieu, te espero el año que viene <3), aunque en este caso hay más gente. Sé que muchas comunidades autónomas tenéis fiesta este día, y me alegro por vosotros. Sé que os lo dije ya  en el anterior post, pero en Cataluña no es fiesta, y la verdad es que no lo entiendo. Es posiblemente donde más se celebra esta fiesta, además de que Sant Jordi es nuestro patrón.

Bueno, por la mañana hice clases y eso. Cuando acabé, a las dos y media, fui directita a la estación de mi pueblo, dirección obviamente Barcelona. Comí un bocadillo y un refresco en el tren, pero eso no hace falta que os lo cuente. Me planté en la estación de Paseo de Gracia, y allí cogí un tren hasta Diagonal. Paseé un rato por las calles, buscando una librería de segunda mano llamada ReRead. Al cabo de un rato, la encontré. Rebusqué un poco por allí y me acabé llevando cinco libros y otro de regalo.

Luego fui a Rambla Cataluña, donde firmaba Albert Espinosa. Iba con tiempo de sobras: no empezaba a firmar hasta las cinco y yo ya estaba en la cola a las cuatro y cuarto. Era una de las primeras en la cola, y aún así me dieron un papelito conforme era la número 68. El rato pasó rápido, y cuando ya era la siguiente para firmar, unos de la tele se me colaron para hacerle unas preguntas. -.-'

Albert es muy majo. Me preguntó si estaba bien como cuatro o cinco veces, me firmó el libro que traía, El mundo amarillo, y me hice una foto con él.

Luego, corriendo, volví a coger el metro dirección Plaza España, donde firmaba Javier Ruescas en el FNAC de las Arenas. Llegué sobre las seis menos cuarto, y no sabía donde era la firma. Encontré a unas chicas muy simpáticas (¡saluditos si me estáis leyendo!) y les pregunté si iban por Javier Ruescas. La respuesta era afirmativa, pero ellas tampoco sabían donde era la firma. Hasta que a las seis en punto, llegó Javier Ruescas y se colocó en el stand. Para entonces ya había algo de cola, pero no mucha. Al rato, llegó AuronPlay y se puso a su lado. Tuvo que entrar con dos seguratas. La gente se puso a empujar y a chillar. Me indigné mucho: él no es ni escritor, es un simple youtuber.

Al fin llegué hasta el inicio de la cola. Le di mi libro, el primero de la triología de Las Crónicas de Fortuna, y lo primero que dijo fue: Dios. Su editora, que estaba detrás, se asustó también. Luego me preguntó que para que quería tantos post-its en el libro, que si era para marcar los errores, a lo que yo le contesté que era para marcar frases e ilustraciones. Me pidió permiso para hacerle una foto al libro, a lo que yo respondí con entusiasmo. Hablé un ratito con él sobre su libro, me hizo una dedicatoria muy chula y me hice una foto con él.

Y ya llegó la hora de volver a casa. Volví a coger el tren y el metro, pensando en todo este maravilloso día, y las ganas que tenía de volver a repetirlo el año siguiente.

Un día como hoy nació Carl Spitteler...


PD: Os enseñaré las firmas en otra entrada y los libros que compré en ReRead en el BookHaul :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Santa Template by Mery's Notebook © 2014
Adventure Time - Penguin